lunes, 16 de noviembre de 2015

Reseña: Playlist. Las canciones de mi muerte

Autor:Michelle Falckoff

Editorial: Del Nuevo Extremo

Paginas: 287

LO QUE SABE SAM:
Hubo una fiesta.
Hubo una pelea.
A la mañana siguiente, su mejor amigo,
Hayden, está muerto.
Todo lo que le dejó fue una playlist
y una nota suicida.
PERO LO QUE NO SABE ES:
¿POR QUÉ?
Para entender lo que pasó con su mejor amigo Hayden, Sam tiene que confiar en la lista de canciones y en su memoria. Pero cuanto más escucha se da cuenta que su memoria no es tan confiable como creía. Especialmente cuando alguien que pretende ser Hayden le manda mensajes enigmáticos, al mismo tiempo que comienza una serie de ataques contra los matones que le hicieron la vida imposible a su amigo.
Sam sabe que tiene que enfrentar lo que ocurrió esa noche. La única manera: quitarse los auriculares y abrir los ojos a las personas que lo rodean (incluyendo una chica excéntrica e impredecible, también llena de secretos) para poder desentrañar la historia de su mejor amigo.
Y quizás llegar a cambiar la suya propia.







Gracias Del Nuevo Extremo por el ejemplar.

Tengo que decir que me entusiasmé mucho cuando supe que este libro iba a ser publicado en español. La originalidad de la premisa fue suficiente para que me hiciera querer leerlo – devorarlo incluso – y las cosas no hicieron más que empeorar cuando me pidieron que lo reseñara. Sin embargo es posible que, sin saberlo, la expectativa me haya jugado en contra.
Para quien no lo sepa, Playlist responde a un intento de enmarañar el mundo musical y el mundo literario de una manera que, si sucedió, pocas veces se hizo. En estos momentos se me viene a la cabeza, de una manera mucho más indirecta, The perks of being a wallflower, de Stephen Chomsky.
Le agrega un poco más de interés al asunto el saber que la autora, Michelle Falkoff, no se mete con la industria musical más conocida, cliché si se quiere, si no que busca un lado un poco más independiente, siendo varias de las bandas conocidas por muchos, mientras otras gozan de más anonimato. A grandes rasgos me pareció una selección muy acertada para abordar la obra, pero que al mismo tiempo puede disfrutarse independientemente del libro. En internet circulan versiones de esta playlist, y tengo que admitir que fueron de gran ayuda a la hora de seguir por el camino musical que marcaba el paso de las hojas. Porque sí, escuché cada canción antes de empezar el capítulo correspondiente. Viva el OCD.

La historia, debo decir, comienza de una manera muy prometedora, con el mejor amigo de nuestro protagonista siendo encontrado muerto, luego de haber optado por el suicidio. Sam, el héroe en cuestión, al toparse con el cuerpo sin vida de quien fuera su único confidente, comienza a rememorar la noche anterior para intentar comprender las razones que llevaron al susodicho al punto de quitarse la vida. Sabe que hubo una fiesta, que pelearon, que hubo bullying de por medio. Pero, ¿qué más sucedió? Para desentrañar el misterio, Sam deberá escuchar atentamente una serie de canciones que Hayden le dejó al momento de tomar su decisión. “Escucha y entenderás”, nos dice una nota, prometiendo la develación de un misterio cada vez más grande.
Nos vemos obligados a añadir a la ecuación a la extraña muchacha por la cual Sam se sentirá inevitablemente atraído, y que, por razones desconocidas, tuvo mucho más contacto con Hayden de lo que se podría llegar a pensar. Astrid, nombre al que responde la enigmática femme fatale, intentará que Sam no se desmorone debido a la situación por la que debe pasar, y tratará de integrarlo a su propio grupo de underdogs, los cuales, al parecer, tienen sus propias razones para sentirse culpables por la pérdida.
Sin embargo, las cosas no acaban aquí. La autora, considerando que todavía no nos encontrábamos frente a intriga suficiente, decide agregar otro factor totalmente inusual, que llega de la mano de un incognito que se oculta tras el nombre de Archimago Ged (HERMOSO guiño a la obra de Úrsula Le Guin), y que se hace pasar por Hayden en un juego online.
Literatura, música y videojuegos entreversados en una buena historia. Este libro debería ser perfecto… pero no, y paso a explicar por qué, intentando realizar la menor cantidad de spoilers posibles.
Quiero empezar por un punto que no tiene que ver en si con la obra de la autora, pero que me molestó de sobremanera, llegando al punto de exasperarme (lo cual no es muy difícil, ya lo deben saber). Estoy hablando, por supuesto, de la traducción.
A la hora de traducir un libro, la mayoría de las editoriales se centra por un español de tipo más neutro, que resulte más familiar a la hora de ser leído por personas que, en este caso, no estén habituadas a expresiones argentinas. A pesar de que, a veces, me siento abrumado por la neutralidad del lenguaje, y por eso tiendo a buscar las obras en su idioma original, debo admitir que comprendo la utilidad de dicha neutralidad, por lo que soy capaz de habituarme rápidamente. Asimismo, una traducción de una editorial argentina, realizada con un léxico un poco más natural de la región, tampoco me parece mal. Funciona como un soplo de aire fresco, algo que no se lee todos los días y que, de estar bien concebida, puede acercarnos mucho más a los personajes.
Ahora bien, lo que realmente me molestó de este libro fue la mezcla constante de dos dialectos que, juntos, no hacían si no ruido en mi cabeza. A saber: si tu traducción va a inclinarse por una estructura dialogal en la que predomine el uso del “Tú” como segunda persona, al mismo tiempo que se caracteriza por una especie de neutralidad verbal (“Tienes” en lugar de “tenés”), palabras como “patoteros” en lugar de “bravucones” o “bullys”, y el uso de expresiones como “clavarse un pancho”, van a quedar totalmente discordantes con el contexto general.
Dejando, a duras penas, este detalle de lado, comencé a leer de una manera ávida, cada vez con una necesidad más imperante de saber qué pasa a continuación, para darme cuenta que la playlist, muy importante al comienzo, comienza a ser opacada por la vida diaria de Sam, llegando al mundo de ser mencionada al pasar, o siendo recordada aleatoriamente para luego volver a ser olvidada. La explicación de la playlist, quizás la parte más esperada de la novela, nunca llega., destruyendo, a mi parecer, uno de los pilares fundamentales del libro. No sé si el problema principal fue mío, que esperaba alguna especie de búsqueda del tesoro al estilo de Paper Towns, de John Green, pero el darme cuenta de esto fue por demás desilusionante.
Lo mismo sucede con otro de los mecanismos que utiliza el libro para enganchar al lector a sus páginas. El archimago Ged, la inexplicable figura que se hace pasar por Hayden, aquél que sabe tantas cosas y adelanta tantas otras, es explicado en apenas cinco renglones, con Falkoff buscando la salida más sencilla a algo que, según creo, se le fue de las manos.
Creo que el concepto de “irse de las manos” es algo que fácilmente puede ser aplicable a todo el libro. Con esto no trato de decir que sea malo, ya que, como sostuve antes, difícilmente pude separarme de las páginas, en parte gracias a la intriga, en parte gracias a la fluidez de la autora a la hora de relatar, traducción aparte. Lo que intento decir es que es un libro bueno por las razones equivocadas.

Falckoff nos intenta vender un misterio decorado con una historia pseudo romántica (la relación Sam – Astrid, que poco a poco va comenzando a ocupar las páginas), pero termina entregando una historia romántica decorada con un misterio. Debatir si fue estrategia o desacierto lejos está del objetivo de estas palabras. Simplemente creo que los resultados podrían haber sido mucho mejores si las cosas hubieran sido presentadas tal cual son.

Matías Pardini.



~Sobre el autor~

Michelle Falckoff es graduada del Taller de Escritores de Iowa y trabaja como directora de Comunicaciones y Razonamientos Jurídicos en Northwestern University. Esta es su primera novela..

4 comentarios :

  1. No conocía la novela, pero no termina de llamarme la atención y, con lo que dices en la reseña, no creo que me gustara.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Hello!!
    Gracias por la reseña!!!

    Matias solo quiero aclarar con respecto a la traducción que creo que leíste el ejemplar de prueba y muchas de las cosas que comentas fueron solucionadas en la edición final.

    Lamento que no te haya terminado de cerrar la historia.

    Beso!

    ResponderEliminar
  3. Hola Male! Es la segunda vez que leo una reseña de este libro, no sé si está siendo un boom la verdad. A mi me está llamando mucho la atención, pero no está en mi lista de primordiales, tal vez me animaría a leerlo en ebook o más adelante cuando no tenga qué leer.

    Mil gracias por la reseña Male, un beso grande

    Nati
    http://khaleesigeek.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que jamás había leído o informado de que había una novela de ese tipo, es bastante extraño la verdad, por lo que tendré que revisarlo.
    Luego de que leí tu reseña, me dediqué a buscar la información, y veo que tiene mucho de que hablar, es posible que lo lea, de momento estoy recopilando el tan famoso playlist.

    Muy buena reseña, tendré en mente lo que has escrito.

    Saludos cordiales.

    http://ruletarevolverybalas.blogspot.cl/

    ResponderEliminar

¡Tus comentarios son importantes para el blog!
No te vayas sin dejar tu huellita :)